Una jornada reflexiva y motivante para impulsar los cambios en la organización.

La capacitación contó con integrantes de distintas áreas de la empresa.

Por Anarella Palma Z.

La línea de mando de SIMACER que lidera los contratos en diferentes áreas se reunió en una jornada que permitió aprender y potenciar las habilidades respecto al liderazgo preventivo. Con esta actividad los asistentes adquirieron las herramientas necesarias para impulsar el cambio en la organización.

La primera parte de la capacitación, estuvo enfocada en los elementos que facilitarán generar el autocuidado y con ello trasmitir este valor a todos los trabajadores y trabajadoras. Así lo explicó Héctor Marín, psicólogo laboral “Esta nueva incursión de la empresa en la gestión de la cultura preventiva nos ayuda a que interioricen el modelo y cuáles son las líneas de acción a tomar. En esta ocasión, se lanzó el estándar de liderazgo preventivo, que tiene que ver con la función que ejercen, con los controles que verifican y cómo hacen seguridad y salud ocupacional en su trabajo”.

SIMACER está reinventándose, lo que implica cambiar la forma de hacer las actividades y en ese contexto la prioridad es la seguridad y la planificación. Por eso para nivelar la seguridad, la prevención de riesgos y la planificación se desarrolló durante dos días una capacitación para supervisores y supervisoras.

En este sentido, Wilson López, supervisor de transporte y operaciones de la Concentradora comentó que “Lo más importante es conocerse entre nosotros, cada uno de los entes que conformamos esta empresa. Es interesante saber qué piensa mi par, porque dentro de la misma empresa, nosotros somos la primera línea de mando y desde ahí se puede decir que vamos a un cambio. Estableciendo un mismo idioma para llegar a nuestros trabajadores”.

Otro de los asistentes, Elías Carvajal supervisor del área condiciones subestándar valoró la instancia para mejorar las herramientas de liderazgo “Todo lo que se haga para unirnos como trabajadores, para generar espacios de conversación y aprendizaje a través de la experiencia siempre va a ser positivo. Esto nos ayuda a visualizar cosas de nuestro entorno que no logramos percibir”.

Así también, Segundo Boisier, supervisor mecánico de planta suministro agradeció la instancia de aprendizaje “Hay que sacarle provecho, de repente faltan técnicas para llegar a la gente y estas son las ocasiones para fortalecer los grupos de trabajo”.

La jornada contempló el fortalecimiento de habilidades blandas, a cargo de Bárbara Mancilla, psicóloga y coach profesional, quien explicó lo fundamental de desarrollar este aspecto para el taller de liderazgo preventivo. “La idea es fortalecer las habilidades blandas de las personas que tienen gente a cargo, principalmente para que aprendan a escuchar y emitir mensajes efectivos a sus colaboradores, este fin va a servir mucho para clarificar temas y que ellos puedan ser propulsores de la seguridad, sin esto es difícil, así que es importante que aprendan a liderar, a no perder el control en situaciones críticas. Lo que se busca es que los supervisores cuenten con las herramientas y sean la cara visible de la prevención de riesgos y que actúen de forma planificada para anticiparse a los hechos” señaló.

Con actividades como ésta, SIMACER continuará trabajando para cambiar un funcionamiento histórico en la organización, por medio del desarrollo de sus profesionales, impulsará el cambio con miras a que la empresa sea más competitiva para la industria minera.

Click edit button to change this text.